¡Descubre cómo alimentar a tu bebé con cuchara de forma correcta y el mejor tipo de cuchara!

Como terapeuta ocupacional, veo a muchos padres luchando cuando intentan alimentar a su bebé con cuchara, y eso generalmente se debe a que tienen la cuchara equivocada o Están utilizando la técnica incorrecta. En este artículo, aprenderás qué cuchara es la mejor cuando estás comenzando a introducir alimentos sólidos a tu bebé, así como los aspectos que debes y no debes hacer al alimentar con cuchara, lo cual asegurará que las comidas sean placenteras para tu bebé y que adquieran esa habilidad vital de poder limpiar la comida de una cuchara.

Hola, mi nombre es Emory, si es la primera vez que estás aquí, este canal está dedicado a ayudarte a convertirte en un padre seguro, compartiendo consejos y trucos que he aprendido practicando como terapeuta ocupacional pediátrico y siendo madre de dos hijos maravillosos. Así que si quieres que tu bebé tenga el mejor comienzo en la vida, asegúrate de suscribirte a mi canal y hacer clic en la campanita para no perderte nada.

¿Qué cuchara recomiendo para empezar con los alimentos sólidos?

La cuchara que recomiendo es la Munchkin White Hot Safety Spoon, y esto se debe a que es extremadamente estrecha y encaja perfectamente en la boca del bebé, a diferencia de otras cucharas más grandes. Además, tiene extremos flexibles, por lo que no causará dolor a tu bebé al morderla, especialmente si está dentando. Otra ventaja de esta cuchara es que tiene una superficie poco profunda, lo cual facilita que el bebé limpie la comida, ya que no requiere sellar los labios de manera significativa. También cambia de color cuando la comida está demasiado caliente, lo cual es genial cuando eres un padre ocupado, ya que puedes mirar rápidamente la cuchara y saber si la comida está demasiado caliente para tu bebé.

¡Los “haz” y “no hagas” al alimentar con cuchara!

Ahora que sabemos qué cucharas usar, hablemos de los aspectos que debes y no debes hacer al alimentar a tu bebé con cuchara. En primer lugar, debes asegurarte de que la cuchara esté siempre en posición horizontal cuando alimentes a tu bebé, de esta manera lograrán sellar los labios y mantener la cabeza recta. No queremos que inclinen la cabeza hacia atrás mientras comen, ya que no es seguro. Al mantener la cuchara en posición horizontal, será más fácil para ellos sellar los labios y limpiar la comida de la cuchara. Esto generalmente significa que debes sentarte frente a tu bebé cuando los estás alimentando. Si estás parado, es más probable que lo hagas en un ángulo, lo cual lleva a la acción que no debes hacer al alimentar con cuchara: utilizar los labios de tu bebé para limpiar la comida. Esto no les permite desarrollar una habilidad y puede resultar irritante. Mantener la cuchara en posición horizontal asegura que practiquen ese cierre de labios.

Al llevar la cuchara a la boca de tu bebé, debes indicarle qué hacer. Puedes hacer movimientos de abrir y cerrar la boca cuando la comida llegue a su boca, para que ellos también los imiten y abran la boca. Y cuando la cuchara esté en su boca, puedes hacer una señal de “ah” para que ellos también saquen la comida de la cuchara. Esto les enseña cómo utilizar la cuchara y cómo limpiar la comida de ella.

Un consejo importante en lo que no debes hacer es raspar la boca de tu bebé con la cuchara después de cada bocado. Esto puede resultar muy irritante y puede hacer que el bebé se desanime de comer. En su lugar, puedes utilizar una toallita o un paño húmedo al final de la comida para limpiar su boca. Si puedes, también puedes ponerles un babero para evitar que se ensucien mucho, pero evita raspar con la cuchara.

Si tienes un bebé al que le encanta sostener la cuchara, lo cual dificulta las comidas porque se extienden en el tiempo y se ensucian mucho, puedes darle otra cuchara para que jueguen mientras tú les das de comer con la otra. A veces esto es suficiente para que estén contentos y se diviertan mientras tú les alimentas. Pero si les gusta poner la comida en la boca, puedes seguir usando las dos cucharas: cargas una cuchara mientras ellos comen de la otra, y luego les das la cuchara cargada mientras preparas la siguiente. Solo tienes que ir cambiando de cuchara, lo cual hará que la comida sea más rápida y agradable para ambos.

Por último, es muy importante respetar los deseos de tu bebé. Si cierra la boca o voltea la cabeza cuando le estás dando de comer con la cuchara, significa que ha tenido suficiente o que no quiere más. No sigas intentando forzar la comida, ya que esto podría hacer que el bebé se vuelva quisquilloso en el futuro, lo cual dificultará aún más las comidas. Respeta los deseos de tu bebé y no lo fuerces. Si estás preocupada por la cantidad de comida que está consumiendo, consulta con su pediatra y comparte tus inquietudes, ellos te derivarán al especialista indicado.

Si tu bebé está arrojando comida, asegúrate de ver mi artículo sobre qué hacer cuando tu bebé hace eso, y si las comidas son un poco confusas o difíciles para ti, asegúrate de ver mi artículo sobre cómo hacer que las comidas sean placenteras tanto para ti como para tu bebé. Además, en este artículo tienes acceso a un documento PDF gratuito que he creado, el cual se encuentra en la descripción, y cubre los hitos del desarrollo que tu bebé debería alcanzar en su primer año de vida, lo cual te brindará una invaluable tranquilidad. Asegúrate de hacer clic en el enlace para poder imprimirlo y consultarlo durante el primer año de tu bebé.

Si te ha gustado este artículo, asegúrate de darle like y suscribirte al canal. Espero verte la próxima semana, donde compartiré más consejos y trucos para la crianza de los hijos.

Deja un comentario